fbpx

4 – La técnica del eco-eco para mejorar tu fluidez

TAMBIÉN PUEDES ESCUCHARLO EN TUS PLATAFORMAS FAVORITAS. HAZ CLIC:

Puedes escuchar el episodio aquí con la transcripción.

[ROCIO]: ¿Recuerdas cómo has aprendido a montar en bici?

Yo lo recuerdo muy bien porque la primera vez que subí en bici me caí por un desnivel y casi me golpeo la cabeza contra una piedra. 

Nada malo. Al contrario, era parte del aprendizaje.

Tenía  6 años y es uno de esos recuerdos de la infancia imposible de olvidar. ¡Una aventura!

Al día siguiente volví a coger la bici. 

Volví a perder el equilibrio.  Volví a caer. Y así de nuevo, una y otra vez.  

Hasta que un día…una pedalada…dos…tres…

¡Estoy en equilibrio! No me caigo. De repente es algo que haces sin pensar. 

Los músculos y movimientos del cuerpo se coordinan tan perfectamente que es algo natural

Hablar con fluidez un idioma extranjero tiene algo de parecido. Hablar es una habilidad.

Cuanto más lo haces, mejor lo haces. 

Cuanto más hablas español, mejor hablas español.

Como andar en bici, dibujar, tocar un instrumento, conducir…

Los músculos tienen memoria y es necesario entrenar los músculos de tu boca para adquirir movimientos nuevos, automatizar sonidos y estructuras nuevas.

Tienes que hacer músculo.

En el episodio de hoy te hablo de una práctica potente para desarrollar tu fluidez verbal.

[INTRO]: Te doy la bienvenida a Como Pez en el Agua, un podcast para destapar y despertar esa parte de ti que quiere vivir y vibrar en español.

Te habla Rocio, desde la cocina, y aquí comparto trucos, consejos e inspiración para hablar español con fluidez y potenciar una mirada intercultural. ¿Te vienes?

[ROCIO]: Seguro que ya has oído hablar del shadowing en el aprendizaje de idiomas. Esta técnica consiste en escuchar alguna grabación y repetir en voz alta lo que oyes.

A mí me gusta más la idea de echoeing, así que me he inventado el nombre de la técnica del eco-eco porque expresa mejor esa parte sonora y musical del idioma.

La uso con mis estudiantes pero también la uso yo misma para entrenar mi fluidez en japonés.

Y me encanta porque  puedo explorar los sonidos, escucharme a mí misma sin miedo a sentirme ridícula.

Hoy te hablo de las ventajas de la técnica eco-eco, te doy un paso a paso progresivo para practicarla y algunos consejos prácticos para aprovecharla al máximo.

Empezamos con las ventajas.

Una ventaja es que no necesitas a nadie para hablar. Puedes practicar en solitario, sin tener miedo a equivocarte y a sentirte ridícula.

Puedes también sacar tu parte más teatral y empezar a sentirte cómoda hablando y escuchándote en español sin complejos.

Una segunda ventaja es que también te ayuda a automatizar estructuras gramaticales y vocabulario.

Con repetición, tu cerebro empezará a crear conexiones nuevas y te va a resultar más fácil acceder a tu vocabulario pasivo, el vocabulario que conoces pero no usas, y empezarás a usarlo de manera activa.

Y por último, la tercera ventaja que quiero destacar es que es una práctica que puedes incluir en tu día a día de manera muy sencilla y amena.

Personalmente, no me gusta hacer multitasking. Pero si eres de esas personas que hacen varias cosas a la vez, el formato audio es muy fácil de transportar y puedes practicar mientras cocinas, caminas, haces deporte, etc.

Vamos a ver ahora cuál es la mejor manera de practicar.

Recuerda que no se trata de repetir como un loro.  Ésta una práctica deliberada y tienes que escuchar de manera activa.

Escucha con atención e intención.

No es necesario que te fijes en todo a la vez pero pon el foco en un aspecto del lenguaje hablado.

Por ejemplo, puedes fijarte en la entonación (cuando sube o baja la voz). Puedes fijarte en la sílaba fuerte, en cómo los sonidos se enlazan cuando hablamos, en las contracciones, en las pausas, en las pequeñas palabras que usamos para rellenar como: es que… bueno…

Aquí te propongo una progresión en 5 pasos.

Es una versión larga, pero claro que la puedes adaptar según tus necesidades y el tiempo disponible.

Los pasos 1, 2 y 3 son una fase de preparación y te va a servir para familiarizarte con el documento antes de pasar a la fase final de repetición casi simultánea.

Vamos con el paso 1. Escoge un documento audio corto y escucha una vez.

Yo aquí te recomiendo empezar con fragmentos de audio o vídeo cortos de entre uno a dos minutos. Escucha una primera vez para familiarizarte con la grabación. Si es un vídeo o audio más largo, escoge un pequeño fragmento.

Paso 2. Escúchalo una segunda vez con la transcripción. Es muy útil trabajar con la transcripción. Puedes encontrar mucho material con transcripción hoy día en internet. Y durante esta segunda escucha sigue la grabación con la transcripción. Y también puedes aprovechar para buscar palabras que no conoces.

En el paso 3, practica y lee en voz alta.

Ahora te toca practicar a leer las frases en voz alta sin la grabación. En esta fase te entrenas a articular y a pronunciar  tu ritmo.

Paso 4: pausa y repite. Escucha otra vez el documento y después de cada frase pausas y repites imitando lo que oyes.

Ahora que te has familiarizado con la grabación, puedes darle al play a todo el fragmento sin pausar. Imita lo que oyes de manera casi simúltanea.

Y por último, el paso 5. Escucha e imita lo que oyes en simultáneo. Aquí ya estás familiarizada con la grabación y puedes darle al play a todo el documento sin pausar. Imita lo que oyes de manera casi simultánea y verás que todo el trabajo de preparación te va a servir en este último paso.

Bien. Antes de terminar el episodio, quiero darte algunas recomendaciones y tips para ir más allá y sacarle el máximo provecho.

Para empezar, escoge un documento de audio/vídeo con una voz y un acento que te guste. Vas a imitar su manera de hablar, así que será más agradable si eliges una voz que te gusta.

También puedes usar las herramientas que te permiten reducir la velocidad. No recomiendo bajar más del 0.75 pero te invito a jugar con las velocidades y puedes acelerar la velocidad y acostumbrar tus oídos al español hablado rápido.

También es muy valioso trabajar con la transcripción. Puedes imprimirla y tomar notas de las subidas y las bajadas de voz, marcar la sílaba fuerte, etc. Mejor aún, si haces tu misma la transcripción mientras escuchas y buscas las palabras que no conoces.

Te recomiendo trabajar con grupos de palabras. Dentro de la frase, cuando hablamos, las palabras se agrupan y forman grupos rítmicos. Es lo que da el ritmo al español. Es súper importante aprender a trabajar con grupos de palabras en lugar de palabras sueltas para no sonar robotizado.

También puedes grabarte y escucharte para detectar lo que puedes mejorar. Y de paso, te irás familiarizando con tu voz en español.

Y por último, la recomendación más importante es ser constante. Si usas esta técnica una sola vez, no verás resultados. Hablar con fluidez es una habilidad y el éxito de cualquier habilidad es la constancia. Así que te recomiendo practicar con frecuencia, si tienes entre 10 y 20 minutos al día sería fantástico.

Como has visto, para mejorar la expresión verbal y la fluidez no necesitas tener a alguien con quien practicar.

Claro que es valioso poder conversar e intercambiar con otras personas, pero también puedes aprovechar otras oportunidades para practicar de manera activa.

Explora los sonidos del español. Empieza a escuchar de una manera diferente y empezarás también a hablar de una manera diferente.

Podrás encontrar la transcripción de este episodio en el blog y además si te interesa conocer algunas técnicas de pronunciación para mejorar tu fluidez en español te invito a descargar gratuitamente la mini-guía de pronunciación que puedes encontrar en mi web.

Te dejo todos los enlaces en las notas del episodio

Además, te recuerdo que por ser miembro de mi comunidad recibirás The Fluency Newsletter con material muy práctico y útil que te envío por correo cada semana.

Hasta pronto.

También te pueden interesar estos episodios:

E8: 3 claves para encontrar tu Fluency Partner ideal

E12: Por qué tu acento extranjero te delata

E18: Un truco sonoro para pensar en español